Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio De acuerdo Leer Más

Bulevar Hernán Ruiz Nº 21, 14005, Córdoba 957 612 338 info@clinicamanuelrosa.es

Endodoncia: el tratamiento para salvar tus dientes

Endodoncia: el tratamiento para salvar tus dientes - Clínica Manuel Rosa
30 de octubre de 2019 0 Comentarios

Seguramente hayas escuchado más de una vez que era momento de hacerte una endodoncia. Pero, ¿de qué se trata? ¿Cuáles son los síntomas?

En nuestro post de “¿Por qué necesito una endodoncia?” te explicamos los síntomas que la producen, el tratamiento en general, así como los beneficios y recomendaciones. 

Hoy, nos centraremos en otros aspectos de este tratamiento, también importantes para conocerlo a fondo. ¡Vamos a ello!

¿Qué es una endodoncia?

Aunque ya lo sepamos, cuando nos referimos a una endodoncia, nos remitimos a un tipo de tratamiento en los conductos internos de dientes o molares, que consiste en la extracción del nervio, limpieza del conducto con un  posterior relleno de un material que le aporte resistencia a la pieza y la reconstrucción de está, para impedir que se fracture. Por esta razón se conoce coloquialmente como “matar el nervio”.

Existen otras circunstancias en las que aplicamos una endodoncia, pero la más frecuente se debe a que se ha sufrido una caries muy profunda que ha llegado hasta la zona del nervio, y como consecuencia, se ocasionan unas fracturas en los dientes o molares que provocan dolor en la boca del paciente.

¿En qué casos hacemos una endodoncia?

  • Endodoncia por caries dental.

En este caso, la endodoncia habría que hacerla si la caries es muy profunda y se acerca mucho a la cámara del nervio o incluso, llega a tocarlo o lo necrosa. Si la caries es tan grande que se ha “comido” gran parte de la pieza o incluso ha provocado una infección aguda con quiste o una fistula, lo más probable es que tengamos que extraer la pieza, lo que se conoce técnicamente como una exodoncia.

  • Endodoncia por fractura dental.

Cuando hay una fractura en una pieza dental y esta llega o se acerca a la cámara del nervio, es una razón para endodonciar la pieza, ya que estas fracturas van acompañadas de un dolor muy intenso, sensibilidad e incluso inflamación.  

¿Qué tipo de endodoncias existen?

En función del tipo de diente al que afecta la lesión, nos encontramos con cuatro tipos de endodoncia diferentes:

  • Unirradicular: el diente afectado tiene una sola raíz y un único conducto pulpar.
  • Birradicular: la pieza afectada tiene dos raíces y dos conductos pulpares.
  • Multirradicular: el diente tiene más de dos raíces y más de dos conductos pulpares.
  • Pulpotomia: se lleva a cabo en dientes de leche, consiste en extraer parte de la cámara pulpar, dejando intactos los conductos de las raíces.

Pasos a seguir en la realización de una endodoncia.

Es conveniente señalar que una endodoncia se puede llevar a cabo en una o en varias sesiones. Esto es algo que decidirá el odontólogo en función de factores como la complejidad técnica del caso o la situación clínica del paciente.

De cualquier manera, los pasos para realizar este procedimiento son:

1.- Diagnóstico por parte del profesional sanitario. 

El odontólogo encamina todas las preguntas y acciones necesarias, como radiografías, para realizar un buen diagnóstico y poder aplicar el tratamiento correcto. 

2.- Anestesia. 

La anestesia que se utiliza en este tipo de intervención es local, afectando solo al diente a tratar y a la zona de alrededor. Es importante que en el momento de la anestesia no exista ninguna infección o inflamación en la pieza para que ésta actúe de forma correcta. 

3.- Apertura y aislamiento de la pieza.

Se realiza una perforación en la corona del diente, mediante el cual se accede a la pulpa para su extracción, aislando el diente de todo el organismo.

4.- Preparación y limpieza de los conductos.

Aquí, se comienza con la limpieza de los conductos para dejarlos asépticos o limpios. Rellenaremos los conductos un producto para su total desinfección, con  el que el paciente deberá estar unos días.

5.- Sellado u obturación de los conductos y  reconstrucción de la pieza

En esta última fase, realizaremos una radiografía para verificar la efectividad de la intervención, una vez que se limpian los conductos para su sellado definitivo, dejando la pieza más reforzada.

Es en esta fase, procedemos a reconstruir la pieza, bien como si fuese un empaste común, o con una funda o incrustación, según la valoración del doctor. Cuando se haya finalizado el tratamiento, hay que hacer un seguimiento del mismo para comprobar que todo ha quedado bien. 

Realizaremos una posterior radiografía y observación por parte del odontólogo, para verificar la efectividad de la intervención. Generalmente, realizamos un seguimiento durante unas semanas o meses, siempre dependiendo del caso.


Esperamos que esta segunda parte sobre el tratamiento de endodoncia, os haya servido para resolver vuestras dudas. Os esperamos en Clínica Manuel Rosa, profesionalidad y atención personalizada. Pide tu cita y sonríe con nosotros.