Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio De acuerdo Leer Más

Bulevar Hernán Ruiz Nº 21, 14005, Córdoba 957 612 338 info@clinicamanuelrosa.es

¿Por qué necesito una endodoncia?

¿Por qué necesito una endodoncia? - Clínica Manuel Rosa
28 de junio de 2019 0 Comentarios

Es habitual que, cuando tenemos un diente muy dañado, asumamos que debe ser extraído. En estos casos, los odontólogos intentan salvarlo, siempre que sea posible, recurriendo a la endodoncia. Pero, ¿qué es exactamente?  

La endodoncia es un procedimiento que trata el interior del diente, conocido comúnmente como “matar el nervio”. Permite mantener la dentición natural, el hueso y la encía que le rodean, así como su funcionalidad.

Tiene numerosos beneficios para tu salud bucodental, y algo muy importante, es que no tendrás ninguna molestia durante el procedimiento. Con este artículo, intentaremos resolver todas tus dudas acerca de este tratamiento.

 

¿Por qué se realiza la endodoncia?

La endodoncia es uno de los tratamientos dentales más habituales en odontología. Su principal objetivo, es el de reparar la estructura dentaria ya que ha sufrido un daño irreparable. Por ello, esta situación puede llegar a causar dolores muy intensos y agudos debido a que la infección alcanza el nervio o pulpa del diente.

La pulpa es un tejido blando en el que se localizan los nervios y los vasos sanguíneos. Se encuentra recubierta por la dentina y por el esmalte, y es la encargada de recibir los estímulos externos.

Cuando el esmalte y/o la dentina sufren un daño, hace que la pulpa quede desprotegida, llegando a ocasionar la pérdida de la pieza dental.

 

¿Cuáles son las situaciones más habituales para que se realice la endodoncia?

Los síntomas más habituales en los que se manifiesta el deterioro del nervio son los siguientes:

  • Molestias a la hora de masticar; ya sea dolor o sensibilidad dental.
  • El oscurecimiento del tono de una pieza dental concreta.
  • Mal sabor en la boca, provocado por la infección.
  • La aparición de una fístula, o más conocido como “flemón”.

Pero, ¿este daño por qué es causado? Normalmente, es por estos dos motivos:

  • Cuando, a causa de una caries que no ha sido tratada a tiempo, se ha producido una infección que ha alcanzado la pulpa dental.
  • Cuando, a causa de un fuerte traumatismo, se ha producido una fractura de la pieza dental, suponiendo una desvitalización del diente.

Asimismo, la endodoncia también podría estar aconsejada en dientes que requieran grandes tallados, para la posterior colocación de coronas o puentes.

 

¿Cuál es el proceso del tratamiento? ¿Es molesto?

El procedimiento consiste en extraer la parte de la pulpa dental completamente, para lo que es necesario perforar el esmalte o aprovechar el orificio que ha provocado la caries, para acceder al interior del diente, a través de los conductos radiculares. 

Posteriormente, se procede a limpiar y sellar estos conductos para evitar una nueva infección, para después reconstruir el diente con una incrustación o con una corona dental, depende del daño causado.

Es importante aclarar que este tratamiento es indoloro, ya que se lleva a cabo bajo los efectos de un anestésico local. Sin embargo, debes tener en cuenta que la endodoncia lleva consigo una inflamación de los tejidos dentarios, por lo que es normal que sientas alguna molestias pasada la anestesia y en las próximas 72 horas.

Fuente: Meditip

 

¿Es recomendable en cualquier caso?

No, en todos los casos no es viable la realización de una endodoncia para salvar la pieza dental. Algunos casos son los siguientes:

  • Cuando el diente presente una fractura o fisura que afecte a los conductos radiculares.
  • Cuando la raíz tiene una longitud mínima que imposibilita la sujeción de la corona a la misma.
  • En pacientes periodontales, que han sufrido un daño causado de la encía como tejido de soporte.

En estas ocasiones será necesario extraer la pieza dentaria y, optar, por lo tanto, por la colocación de un implante dental para sustituirla.

 

Beneficios de la endodoncia.

Podemos decir que la endodoncia, es un procedimiento que suele dar muy buenos resultados y que permite mantener el diente propio, siendo una opción preferible a la extracción. Esta decisión viene motivada, fundamentalmente, por tres motivos:

  • La endodoncia es un tratamiento menos invasivo que las extracciones.
  • Un implante no puede competir en funcionalidad ni estética con el diente natural.
  • Con la endodoncia evitamos los problemas derivados de perder una pieza dentaria y no reponerla en el momento.

 

Recomendaciones de la endodoncia.

No obstante, incluso la necesidad de una endodoncia se puede evitar siguiendo estas recomendaciones:

  • Mantener una buena higiene dental que incluya el uso de seda dental y/o cepillos interdentales.
  • Someterse a una limpieza dental profesional al menos una vez al año –mejor cada seis meses– para eliminar el sarro y la placa bacteriana allí donde el cepillo no llega.
  • Visitar regularmente al odontólogo para que revise nuestra salud dental.
  • Acudir siempre que se sienta un dolor pulsátil mantenido.

 

Esperamos que os haya servido de ayuda para paliar esas dudas. Os esperamos en Clínica Manuel Rosa con una atención personalizada.

Pide tu cita y sonríe con nosotros.