Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio De acuerdo Leer Más

Bulevar Hernán Ruiz Nº 21, 14005, Córdoba 957 612 338 info@clinicamanuelrosa.es

Cuidados específicos después de una implantología

Cuidados específicos después de una implantología - Clínica Manuel Rosa
19 de febrero de 2019 0 Comentarios

Uno de los tratamientos más comunes en nuestra Clínica Dental Manuel Rosa es la implantología dental y es que es la solución más eficaz para aquellos pacientes que necesitan reemplazar una pieza, varias o todas la piezas dentales, pero ¿sabes cómo debes cuidar tu boca después de una implantología? Te lo contamos a continuación. Toma nota de estos consejos que te ayudarán no solo a que el postoperatorio sea llevadero sino que también contribuirán a la supervivencia del tratamiento a largo plazo.

Lo más importante es que sigas todas y cada una de las indicaciones del profesional que haya llevado a cabo la cirugia, él mejor que nadie conocerá tu caso y sabrá tus necesidades más específicas.  

Aun así, existen una serie de recomendaciones generales que te ayudarán a recuperarte de manera correcta:

Espera al menos dos horas antes de ingerir algo. Ni líquido, ni sólido. Una vez haya pasado este tiempo sigue una dieta blanda y fría durante todo el día y evita masticar sobre la zona que ha sido intervenida. Bebe mucho líquido, mejor si es frío, y bajo ningún concepto consumas alcohol.

Evita escupir o enjuagarte la boca inmediatamente después de la intervención. Si lo haces puedes provocar que se destruya el coágulo e incluso que los puntos de sutura se caigan. Espera al día siguiente para enjuagarte suavemente con el colutorio que te haya indicado tu dentista.

– De igual manera, no cepilles los dientes el día de la cirugía. Esto es por la misma razón que el motivo anterior. También deberás esperar al día siguiente de la intervención para retomar tu higiene bucodental. Presta atención a no cepillar  la zona que ha sido intervenida hasta que el doctor te lo indique.

Presta especial atención al sangrado durante las primeras 48 horas. Es normal que los primeros dos días después de la intervención tu boca tenga un poco de sangrado, podrás ayudar a controlarlo colocando una gasa sobre la zona, mordiéndola levemente para mantenerla en su sitio, y cámbiala cada vez que veas que es necesario.
Si ves que no disminuye evita toda actividad física. La primera noche puedes usar doble almohada para dormir, ya que es recomendable que mantengas la cabeza lo más alta posible.
Si después de las primeras 48 horas tu boca sigue sangrando ponte en contacto con el cirujano, él sabrá cómo debes actuar en esa situación.

Alivia la inflamación. Al igual que ocurre con el sangrado, es muy común que la inflamación se mantenga unas 48 horas, incluso 72 en algunos casos, después de la operación. Aplica una comprensa fría de manera ligera en la zona afectada. También puedes usar hielo, pero de forma controlada, ya que puede provocar quemaduras en la piel.

Reposo.Es recomendable que suspendas toda actividad física durante, al menos, una semana. Esto ayudará a que el sangrado, la inflamación y/o el dolor no sean mayores ni se alarguen más de lo que deberían.

Toma la medicación que te ha prescrito el doctor y no te la saltes. Es muy importante que sigas a rajatabla las indicaciones dadas, ya que es la única garantía para que la recuperación sea perfecta.

El tabaco, totalmente prohibido. Si eres una persona fumadora has de saber que las probabilidades de que la recuperación se compliquen son más altas, ya que el humo del tabaco irrita los tejidos, interfiere en la cicatrización y aumenta de forma considerable el riesgo de infección.

– Una vez recuperado, aumenta la higiene bucodental. Si ya de por sí es importante mantener una buena salud en nuestros dientes y encías, después de una intervención es mucho mayor. Mantén una buena rutina, en la que el cepillado se complemente con el uso de seda dental y/o cepillos interdentales y colutorios. De este modo nuestra boca estará siempre perfecta.

Acude a las revisiones periódicas. Tan importante como el cuidado de los primeros días, es cumplir con el calendario de revisiones propuesto establecido por el implantólogo, ya que de este modo podremos observar si los resultados son los esperados o si existe algún tipo de complicación, con el objetivo de detectarla a tiempo y solucionarlo con la mayor brevedad posible. Estas revisiones se realizan, generalmente, cada 6 meses, aunque dependiendo del paciente pueden llegar a hacerse cada 8 o 10 meses.

Si sigues todas estas indicaciones, además de las específicas que te ofrecerán nuestro profesional en la Clínica Manuel Rosa, tus implantes dentales se mantendrán perfectos durante mucho tiempo.